¿Educa la escuela el talento?

Este miércoles 28 de noviembre, estaré en el programa de La 2 de TVE, "La aventura del saber", para hablar del talento. En este post, os adelanto algunas de las cosas sobre las que vamos a hablar. Sin embargo, antes de nada, quiero destacar -y agradecer- la extraordinaria calidad humana del equipo de "La aventura del saber", que hace que uno se sienta cómodo y como si formase parte de una gran familia, desde el presentador al realizador, desde los cámaras al técnico de sonido, desde la maquilladora a la subdirectora. Mi admiración hacia todos ellos es enorme: 
ellos son los responsables del mejor programa cultural -si no el único- de nuestro país, algo que es digno de admirar en los tiempos que corren.
Y, ahora, sí; vamos ya con el post.
¿Qué se entiende por talento? 
De un modo sencillo, podemos decir que el talento es una capacidad intelectual o una aptitud que una persona tiene para aprender o para desarrollar una actividad con facilidad. Es una habilidad especial, inherente, innata y que ocurre de manera natural, al contrario que las habilidades adquiridas. 
¿Qué tipos de talento existen?
A nivel educativo, podemos distinguir los siguientes tipos de talento: 
1.Talentos específicos: de razonamiento verbal, lógico, matemático, creativo, ...
2.Talentos complejos: son los que combinan dos o más talentos específicos. Dentro de estos están: 
  • Talento académico: combinación del razonamiento verbal, el lógico y la memoria.
  • Talento figurativo: combinación del razonamiento lógico y el espacial.
  • Talento figurativo-artístico: es el talento figurativo más la creatividad.

3.Talentos conglomerados (mezcla y combinación de talentos académico, figurativo y/o artístico-figurativo con talentos simples.

Sin embargo, si nos referimos a las actividades humanas en general, podríamos especificar miles de talentos específicos (y complejos): tocar la guitarra, cantar, bailar, memorizar, aprender idiomas, análizar, ...
¿Todos los alumnos tienen talento?
Teniendo en cuenta la infinidad de tareas que el ser humano realiza en la vida, parece improbable que un niño no tenga talento, no para una actividad o aprendizaje, sino para varios. 
¿Mata la escuela el talento?
Pongamos un ejemplo. Imaginemos que tenemos un alumno con un talento innato para tocar la guitarra. Por lo general, la escuela de hoy solo le ofrece la posibilidad de tocar la flauta, con lo que, efectivamente, la escuela no será capaz de descubrir dicho talento y mucho menos, ejercitarlo. Ejemplos sencillos como este se producen a miles en la escuela cada día. 
¿Cómo educar el talento desde la escuela?
Todos tenemos más de un talento. Pero, para poder desarrollar nuestros talentos existen principalmente dos grandes escollos:
1. Hay que descubrirlo: no siempre podemos descubrir nuestros talentos, ya sea porque ningún adulto lo ha apreciado, o porque nos decantemos por otras disciplinas, etc. 
2. Hay que poder desarrollarlo: puede que nos demos cuenta de que tenemos un talento increible para jugar al hockey hierba, pero si vivimos en un lugar donde no hay la posibilidad de jugar a este deporte, nuestro talento morirá con nosotros.
Por todo lo hablado, para que la escuela pueda educar el talento, debe cumplir -especialmente en Primaria- las siguientes características: 
a)La escuela debe poder ofrecer a los alumnos las mayores experiencias posibles para descubrir y, posteriormente, poder desarrollar sus talentos. Las aulas deben de disponer de espacios de aprendizaje y de materiales para poder aprender. Debe existir la posibilidad de pintar, de tocar distintos instrumentos, de investigar, de realizar experimentos, de programar, de escribir, ...
b)Flexibilizar el currículo: el currículo actual es excesivamente rígido y no se permite su flexibilización real en los distintos cursos. 
c)Eliminar contenidos del currículo: existe una cantidad importante de contenidos que son absolutamente innecesarios en la etapa de primaria. Eso hace que el currículo sea excesivo y, por consiguiente, imposible de cumplir en su totalidad. 
c)Dar más posibilidades de éxito: por lo general, la escuela solo ofrece una posibilidad de éxito. Esa posibilidad suele ir asociada a los buenos resultados en las áreas básicas (lengua y matemáticas).  Sin embargo, seguro que dentro del aula hay grandes escritores, pintores, investigadores, deportistas, bailarines, empresarios, programadores, etc, que no se encuentran valorados por sus cualidades en la escuela. 
d)Acompañar el aprendizaje de diversión, pero también de esfuerzo y sacrificio. El talento que no se ejercita es un talento sin desarrollar.

Aquí tenéis el enlace al vídeo.